Autor: David Ramírez | 28 de octubre del 2019


El papel de la logística en la economía circular

“Piensa globalmente, actúa localmente”

En el mundo actual, el modelo básico para la producción de bienes es lineal: los recursos naturales se extraen y se convierten en productos que se utilizan por un tiempo limitado. Si bien algunos de estos productos se reciclan, la mayoría eventualmente terminan en los vertederos del mundo. Este modelo es cada vez más insostenible y costoso para las empresas. Según el World Economic Forum, los precios de los productos básicos aumentaron más del 150 por ciento entre los años 2002 y 2010, otros tres mil millones de consumidores de clase media se espera que ingresen al mercado global para el año 2030. Esta demanda sin precedentes de bienes y servicios, junto con la creciente escasez de recursos naturales y la volatilidad de los precios, está provocando que las compañías pasen de un modelo tradicional de “extraer-producir-consumir-desechar” a una estrategia más circular. Más allá del costo, hay una creciente conciencia del impacto del modelo lineal en la salud del planeta y un creciente sentido de urgencia a medida que vemos afectaciones en la sociedad y el medio ambiente.

El principio de la economía circular es mantener las materias primas el mayor tiempo posible dentro del ciclo económico generalmente libre de residuos y emisiones. Para ello, los productos y materiales al final de su vida útil deben mantenerse en el nivel más alto posible de creación de valor de acuerdo con su uso original. Para realizar este modo circular de economía, los conceptos logísticos adaptados para coordinar tanto el flujo de material como de información son inevitables, además de los enfoques de diseño de productos para el reciclaje y nuevos modelos de negocios.

Las tecnologías de la información y la comunicación permitirían la integración de todos los actores a lo largo de la cadena de valor y permitirían nuevos modelos de negocios.

Los recicladores como proveedores de productos secundarios, componentes y materias primas de alta calidad, por un lado, y los fabricantes que compran estos materiales y ofrecen servicios de reparación por otro lado “En este sentido, la logística es el factor más importante del éxito”

Considero que una de las principales soluciones para que este cambio sea posible es a través de la colaboración en múltiples industrias y segmentos comerciales. Las empresas deberán comprometerse a examinar el funcionamiento interno de sus procesos de fabricación y sus cadenas de suministro y operaciones para identificar oportunidades de mejora. Cada vez más las empresas buscan ayuda para implementar soluciones viables y sostenibles en sus operaciones. Los gerentes de responsabilidad social empresarial pueden estar seguros de que la economía circular será importante para su negocio en el corto plazo, pero es cierto que una de las barreras más importantes es el costo logístico asociado con la implementación de un cambio real. En este sentido la logística colaborativa desempeña un papel fundamental en la economía circular. Por eso es importante invertir en la creación de soluciones duraderas que ayuden a revolucionar la economía y permitan a las empresas avanzar hacia la creación de cadenas de suministro circulares más sostenibles.

Asociarse con proveedores de logística colaborativa será crucial para que las empresas implementen estrategias circulares rentables. Así mismo es indispensable la participación de los municipios o ministerios de ambiente para promover políticas que faciliten la implementación de proyectos que faciliten este cambio de mentalidad.

Principales desafíos

Adaptando la solución.

Las empresas que intentan implementar estrategias circulares enfrentan un desafío de “primera milla” cuando se trata de reutilizar productos y recursos para su uso futuro. Cada producto en la cadena de suministro de una empresa debe analizarse en función de sus características únicas, desde la materia prima hasta el final de la vida útil. La planificación circular debe utilizarse para determinar si los productos y recursos reclamados deben transportarse de vuelta a una instalación central o tratarse a nivel local.

La educación es la clave.

Para ayudar a construir la aceptación y el respaldo de una economía circular realizada, tanto los gobiernos como las empresas deben priorizar la educación de los consumidores sobre los principios circulares, incluido qué productos pueden reutilizarse, reciclarse o actualizarse. Al ayudar a los clientes a tomar decisiones fáciles cuando terminan de usar un producto, podemos garantizar que los materiales valiosos no terminen en vertederos.

Todos tenemos un papel que desempeñar.

Si bien las empresas están invirtiendo en asociaciones innovadoras y creando soluciones más sostenibles, también existe la necesidad de que los clientes y consumidores aprovechen estas ofertas para que estas inversiones puedan ser respaldadas por un sólido caso de negocios. Una de las ideas erróneas más comunes que he escuchado sobre la economía circular es que será imposible de lograr. Creo que cuando las empresas invierten y colaboran para implementar cadenas de suministro más inteligentes y darles a otros una oportunidad de participar, la noción de una economía circular se puede hacer realidad.

https://www.linkedin.com/in/davidram%C3%ADrezt/